BUCHANAN’S

destilería

proceso de elaboración

Es increíble que para producir whiskies se requieran muy pocos elementos naturales y por fortuna todos ellos renovables. Con granos de buena calidad, aguas puras, turba y levadura, se puede producir whisky.

01 malteado

Se convierte la cebada verde en cebada malteada creando un grano rico en un azúcar que es la maltosa. Para eso se deja el grano a una temperatura determinada y a un nivel de humedad exacto para lograr que el grano germine. Una vez que sucede esto los granos germinados son secados en hornos.

02 macerado

Se produce el wort o mosto, un líquido dulce que se va a llevar a la tina de fermentación. Para conseguir este líquido, se mezcla la malta con agua muy caliente en un recipiente circular conocido como caldera circular o “Mash tun”. La maceración libera el almidón, que se descompone en azúcar para crear este líquido dulce.

03 fermentado

Se agrega levadura al wort para crear una especie de cerveza de alto contenido alcohólico 8-9° ABV. En este proceso se agrega levadura al mosto, comenzando así el proceso de fermentación para convertir el azúcar en alcohol. Este proceso ocurre en grandes tinajas de fermentación llamados “washbacks”.

04 destilación

En Escocia se utiliza principalmente una doble destilación en alambiques de cobre tipo retorta donde al aplicársele calor al líquido anterior, los elementos más volátiles que son el agua y el alcohol se evaporan a través del cono, se conducen a través del cuello de ganso del alambique y se condensan en un serpentín o condensador.

05 maduración y
añejamiento

El alcohol de la segunda destilación se Este líquido se lleva a las barricas de roble americano o europeo donde se inicia un proceso para convertir el líquido en whisky al cabo de tres años de permanencia en barril. A pesar de ser tres años el mínimo para que el whisky se califique como escocés, suele suceder que la mayoría de las destilerías añejan sus whiskies entre 10 y 20 años.